Carlos Mendieta Zerón

Carlos Mendieta Zerón

Director de la Fundación

Vivir conforme a los ideales es vivir en libertad.

Existe necesidad de libertad porque hay sed de crear, de generar tantos proyectos como sean posibles, para contribuir al bienestar de la gente. Me resulta interesante construir redes de cooperación, compartir nuestras fortalezas institucionales y personales, así como colaborar en los procesos de formación de más autores sociales que den pie a nuevos proyectos que afanosamente busquen, como nosotros, la sustentabilidad global. Me ocupa lograr impactos positivos con cada uno de nuestros movimientos definidos en nuestro Decálogo Sustentable.

Me reconozco como una extensión de esfuerzos pasados que me sensibilizaron y formaron. Disfruto vivir y, vivir la Fundación Tláloc.

direccion@fundaciontlaloc.org

Alexa A. D’oleire

Alexa A. D’oleire

Departamento de Arte

Coordino el Departamento de Arte en Fundación Tláloc. Creamos materiales de apoyo visual para las diversas campañas de concientización y eventos de la fundación. También organizamos el espacio de la fundación en la Ruta Recreativa – Tolo en Bici cada domingo con actividades físicas, deportivas y culturales.

Lo que me motiva como voluntario es poder construir un mundo mejor para todos nosotros y futuras generaciones, cuidar de nuestro planeta y actuar responsablemente en nuestro entorno. Ser voluntario para mí es formar parte de una gran familia con objetivos claros y metas en común.

arte@fundaciontlaloc.org

 

Nancy Caballero Reynaga

Nancy Caballero Reynaga

Coordino el área de Comunicación Institucional de Fundación Tláloc. Servir para mí es el máximo gesto de amor, y el poner mi talento en manos de quienes pueden guiarlo para hacer de mi país un mejor lugar, es un privilegio.

No sólo me motivan los logros del día a día, sino el legado que pueda empoderar a las generaciones futuras. Amo mi vida, mi presente y lo que mi alma pueda heredarle al futuro. Fundación Tláloc es el espacio en donde puedo ser yo misma, ayudar a mi entorno e involucrarme en proyectos con un valor incalculable para la sociedad.

Alberto Betancourt Alvarez

Alberto Betancourt Alvarez

Servicio Social

Inicié mi labor en la Fundación como estudiante, haciendo mi servicio social, después continué colaborando por medio del programa de prácticas profesionales y finalmente decidí permanecer como voluntario. Desde niño, recuerdo que siempre me interesaba observar cómo ayudar a mi comunidad y estar en la Fundación me ha permitido hacerlo. Me gusta hacer la diferencia, disfruto saber que yo puedo ser parte de un cambio importante en mi país. Soy apoyo en la distribución y venta de los artículos Maye Ipefi. Además, participo en los diferentes eventos que dicta el Decálogo en pro de la sustentabilidad. VIVO LA FUNDACIÓN CON FELICIDAD PARA CREAR…

 

 

Sociedad Justa

Sociedad Justa

Costales enormes de azúcar se convierten en bolsas reutilizables. Así empezó todo. Me refiero a nuestro proyecto Maye Ipefi-BUXA, que significa Manos trabajando –Bolsa en lengua otomí. Mucho ha cambiado durante los años que hemos colaborado con la comunidad otomí de San Mateo Capulhuac, Estado de México. No solamente se construyó un Centro Holístico de Capacitación con talleres de artesanías, costura, cómputo y un salón de usos múltiples, también las mujeres y hombres que se beneficiaron de este proyecto se transformaron, y  caminaron una nueva senda en la que redescubrieron la riqueza de su cultura, de su interior.

Las BUXAS son bolsas hechas de tela reutilizada que las mujeres indígenas crean a partir de su creatividad. Fundas y otros artículos bajo el nombre de DATÚ (tela en lengua otomí)  son también diseños únicos y de la más alta calidad que se venden en el bazar de Casa Tláloc cada viernes y en varios comercios amigos en Toluca y Metepec.

Este proyecto no sólo promueve el empoderamiento de la mujer otomí y una sociedad justa, también se suma a los esfuerzos por reducir la basura que generamos. Utilizar una bolsa que es elaborada al aprovechar un material de mejor calidad y un diseño más bonito, es una acción consciente y congruente que hace frente a la crisis ecológica que hoy afrontamos, ¿Cuantas bolsas de plástico crees que puedes ahorrar tú?

Las bolsas de plástico ponen en peligro a más que 260 especies de animales marinos que las comen o terminan atrapados en ellas; su uso indiscriminado ha acentuado el problema. En el mundo, cada persona usa en promedio seis bolsas de plástico cada semana, en un año son más de 300, mismas que sólo se utilizan durante 12 minutos en promedio. Solamente el 1% de estas bolsas se reciclan. El número final de desechos que esto genera en el mundo es enorme.

La marca Maye Ipefi tiene más de 50 diferentes modelos, cada artículo se elabora por manos indígenas. Para su confección, no se utilizan maquinas industriales, pues creemos en la calidad del trabajo manual. Las BUXAS y DATÚ se caracterizan por su duración, calidad y diseño.

Gracias al trabajo de 10 años, la comunidad logró construir el Centro Holístico de Capacitación, mismo que el año pasado en el mes noviembre tuvimos el gusto de inaugurar. Para que puedas conocer un poco más del proyecto, queremos compartir contigo el siguiente vídeo.

Puedes adquirir artículos Maye Ipefi en: