Nuestro Entorno: El regreso del Niño

Nuestro Entorno: El regreso del Niño

Si eres habitante del Valle de Toluca y últimamente has notado que el clima ha cambiado mucho, tienes razón, el indicador más claro son los meses en los que el Nevado de Toluca permaneció sin nieve en los últimos años, a diferencia de este 2015 en el que aún en verano podemos apreciar este paisaje invernal. Para dimensionar las consecuencias que conlleva este radical cambio climático acentuado por los efectos de los gases de efecto invernadero, basta con prestar atención a las siguientes estadísticas emitidas por el Consejo Noruego para Refugiados: En los últimos siete años cada segundo una persona es obligada a abandonar su hogar a causa de un fenómeno natural; tan sólo 19.3 millones de personas en el 2014 se convirtieron en desplazados a causa de este tipo de eventos.

El Niño es un fenómeno cíclico de todo el sistema climático del Pacífico, mismo que ocurre cuando la superficie oceánica se calienta más de lo usual. Ese calor es liberado a la atmósfera, provocando un clima anormal en todo el mundo. Los efectos son muy diversos, por ejemplo Asia y Australia suelen registrar olas de calor e incendios forestales, mientras que Sudamérica y el sur de Estados Unidos sufren intensas lluvias.

Cada determinado período de años se produce este fenómeno y raramente provoca daños considerables, pero en ocasiones, nos golpea una versión más potente. Por ejemplo, El Niño de 1997-1998 ha sido el más intenso de la historia: logró que el ´98 fuera el año más caluroso hasta ese momento, causó pérdidas de miles de dólares en todo el orbe, aunque paradójicamente, en Norteamérica supuso un beneficio económico al ahorrar en el costo de la calefacción durante el  invierno.

El regreso del niño está próximo, y aunado a los efectos del calentamiento global, puede causar estragos iguales o mayores que el de 1997-1998. Si ya el 2014 ha sido el año más caluroso del que se tiene registro, imagina lo que podrá pasar una vez que se instale este próximo ciclo del fenómeno El Niño.

Los efectos potenciales de estas nuevas condiciones podemos verlas en distintos casos actuales: en India y Pakistán, por ejemplo, han causado cerca de 3 mil muertes y las cosechas en Asia peligran por el calor y la sequía, mientras que en California es posible que se registren más lluvias.

En México, los impactos de El Niño durante el invierno pueden describirse en general como lluvias y fríos anómalos en el norte del país. Durante el verano, este fenómeno provoca que las lluvias en la mayor parte del territorio disminuyan, llegando con frecuencia a producir severas sequías que en la segunda mitad de los 90’s llevó a declarar zona de desastre a gran parte de los estados del norte.

No olvidar que El Niño no es el único modulador del clima. La disminución de nubes sobre México incrementa la radiación que llega a la superficie, con lo que se registran temperaturas por encima de lo normal en gran parte del territorio durante el verano. Un decremento en la humedad sobre el altiplano y al centro del país podría derivar en mayor enfriamiento radiativo y heladas inesperadas sobre el centro de México.

Si te interesa saber más sobre el fenómeno El Niño y cambio climático te recomiendo los siguientes enlaces:

http://smn.cna.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=267&Itemid=160

http://www.vanguardia.com.mx/elninogolpearaamexicoen2015-2321427.html