Arborización y Reforestación

Arborización y Reforestación

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Durante la 14ta Temporada de reforestación que Fundación Tláloc promueve, el dí­a 12 de julio se sembraron 253 árboles en el Parque Alameda 2000 de la ciudad de Toluca. Con la participación de más de 50 voluntarios, esta 1era jornada de arborización inició con una rodada que partió de la Ruta Recreativa Tolo en Bici en Paseo Colón, para después reunirnos con más voluntarios que llegaron al sitio por otros medios. Pequeñas nubes nos facilitaron el trabajo y el gran entusiasmo con el que llegamos, nos permitió darnos el tiempo de observar la armoní­a con la que la gente y el parque conviví­an, las familias que participaron, heredaban su compromiso con la naturaleza.

Una arborización no sólo es plantar árboles en zonas urbanas, implica cuidar y vigilar su proceso de crecimiento, para lo cual, es importante mantener un riego constante, sobre todo en época de sequí­a. Hay que recordar que este parque es de suma importancia para el Valle de Toluca debido a su diversidad biológica y los servicios ambientales que nos brinda. Sólo con nuestra ayuda será admirado por futuras generaciones.

Siguiendo con la temporada de Reforestación que por 14to año consecutivo organiza Fundación Tlaloc, el dí­a 19 de julio vivimos la 2da jornada, esta vez trabajando de la mano con más de 200 personas comprometidas con el medio ambiente, y donde se tuvo la participación de los tres sectores de la sociedad: Gobierno con la Brigada Forestal del Ayuntamiento de Toluca y Santiago Tlacotepec, sociedad civil con el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas Universitarios (IMEF) y Bicichick Metepec, así­ como el sector privado representado por la empresa Petstar, todo esto con el fin de fomentar el bien común a través de acciones conscientes que promueven una ciudadaní­a involucrada y ocupada por los desafí­os que enfrenta su entorno.

La exitosa meta de 5000 árboles plantados a orillas del Nevado de Toluca nos dejó un excelente sabor de boca, fue increí­ble observar la simbiosis con la que la naturaleza coexiste en armoní­a, donde cada insecto, vegetal o animal tienen una misión especí­fica para que el bosque brinde sus frutos.

La Reforestación es un acto noble de responsabilidad con la naturaleza, donde las familias heredan la importancia de cuidar el medio ambiente, y donde empatizan con otras personas que comparten las mismas preocupaciones. Reforestar, es una  forma de recuperar la biofilia que se  ha perdido debido a la mancha urbana y el avance de la industrialización. Edward O. Wilson  indica que el contacto con la naturaleza es esencial para el desarrollo psicológico humano. Conservar nuestros espacios verdes puede ser la solución a problemas de muchas enfermedades psicológicas como el estrés.

Es de total importancia continuar con la conservación, vigilancia y empoderamiento de nuestro Nevado. Reforestar, y hacerlo correctamente es un factor que determinará el éxito de la jornada, ya que el rango de sobrevivencia va desde el 30% al 90% de los árboles plantados.

La tala inmoderada, la fauna en peligro de extinción o los vertederos clandestinos son hechos que nos deben preocupar a todos, es importante trabajar en acciones concretas y participativas. Hay mucho que hacer, y no hay nada mejor que disfrutar del camino mientras llegamos a la meta.

Sabemos que el pleno desarrollo de un árbol requiere de muchí­simos años, pero la satisfacción que ofrece el verlo crecer, sentir la unidad de la tierra, el aire y toda la vida que lo rodea hacen que la espera y los cuidados valgan la pena. Citando a Leonardo da Vinci “el ojo es el medio primario por el que nuestra comprensión puede apreciar con la máxima plenitud y profusión las infinitas obras de la Naturaleza”.

“Una generación planta los árboles, otra recibe la sombra”

Proverbio chino