Ciudadaní­a de paz

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

El pasado 21 de septiembre se conmemoró el dí­a internacional de la Paz, dí­a que el actor, cineasta y activista Jeremy Gilley después de años de promover un dí­a para el alto al fuego y la no violencia en zonas en conflicto armado, logró en 2001 que, por unanimidad de los miembros de las Naciones Unidas, adoptaran por primera vez el 21 de septiembre como un dí­a dedicado para la paz. No importa las pequeñas acciones que podamos tomar para fomentar la paz entre las personas y las naciones.

En Fundación Tláloc creemos que difundir una cultura de Paz consiste en una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos, tratando de atacar sus causas para solucionar los problemas mediante el diálogo y la negociación entre las personas; para nosotros, la cultura de Paz es imperativa para la convivencia armónica entre ciudadanos.

En el movimiento de Valores del Decálogo Sustentable, el proyecto “Cascos Azules” es un movimiento ciudadano, en el cual se busca esa comunión entre todos aquellos que compartimos la ví­a publica todos los dí­as,desde una actitud pací­fica ante los demás en la cual se busca promover una convivencia pací­fica entre todos los que compartimos la ví­a pública cada dí­a. El nombre de Cascos Azules hace alusión las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas, integrada por personal de los paí­ses miembros que así­ lo deciden, y, cuya función es, desde 1947, garantizar la seguridad y la estabilidad de las regiones a través de misiones de paz que se organizan en zonas de conflicto.

Todos podemos ser parte de los Cascos Azules, Ciudadanos de Paz, asumiéndonos como corresponsables para la construcción de ciudades pací­ficas conduciéndonos de manera considerada y con generosidad hacia el otro, así­ como buscando un diálogo de armoní­a y comunión entre chóferes de transporte público, automovilistas, motociclistas, ciclistas y peatones en las ví­as públicas, contribuyendo a que nuestro dí­a a dí­a sea una experiencia sin violencia y respetuosa.

Construyamos juntos una ciudad amable y en paz haciendo una reflexión y cambiando nuestra forma de transitar en ella, sólo hacen falta pequeñas acciones; en este movimiento tenemos una serie de reflexiones para cada uno de los actores en la ví­a pública, por ejemplo: respetar banquetas, cruces peatonales, las rampas para personas con capacidades diferentes, reducil la velocidad de manejo, rebasar al ciclista dándole un espacio de al menos 1.5 m, evitar estacionar en doble fila, no rodar sobre la banqueta, etc.

Como lo mencionó el abogado, pensador y polí­tico hinduista Mahatma Gandhi No hay caminos para la paz, la paz es el camino. En Fundación Tláloc creemos que la No Violencia demanda acción, la de nosotros es movernos hacia la construcción de ciudades seguras, humanas, amables y en paz.